10 reglas para comer bien

La investigación nutricional ha identificado 10 reglas dietéticas del buen comer, de las que dependen los equilibrios metabólicos y, por lo tanto, tu salud a largo plazo.

1. Limita los alimentos ultraprocesados

Se debe evitar consumir productos industrializados porque son tóxicos y contienen grandes cantidades de azúcar. Además, algunos de sus procesos de producción pueden generar problemas de salud a largo plazo.

2. Consume más de la mitad de tu comida en forma de planta

Esto quiere decir que la mitad de tus alimentos deben consumirse en forma de vegetales crudos, secos, fermentados o cocidos. Estos alimentos nos proporcionaran grandes cantidades de fibra y equilibrarán nuestros niveles de azúcar.

3. Elige alimentos con baja densidad calórica

Consume alimentos con un bajo contenido calórico, es decir, aquellos que te traen mucha materia pero pocas calorías: sopas, ensaladas, verduras, frutas, verduras como regla. Este tipo de platillos te proporcionarán una sensación de saciedad durante más tiempo.

4. Escoge alimentos con alta densidad nutricional

Cuanto más nutritivo es un alimento, más vitaminas y minerales contiene. Existen ciertos alimentos que contienen “calorías vacías”, tales como refrescos, barras de chocolate, papas fritas, galletas, alimentos refinados, etcetera. Esto quiere decir que no proporcionan ningún beneficio, pero sí muchas calorías.

5. Selecciona alimentos antioxidantes

Los antioxidantes protegen las células y los tejidos de la agresión de partículas tóxicas, radicales libres, en parte responsables del envejecimiento y las enfermedades degenerativas. Puedes encontrarlos en las frutas rojas, nueces y avellanas.

6. Consume alimentos con un índice glucémico bajo

Los alimentos con un índice glucémico (IG) bajo causan niveles bajos de azúcar en la sangre. En comparación con otros alimentos con un IG alto, esto significa que resisten el aumento de peso, ralentizan el envejecimiento y previenen la diabetes y algunos cánceres.

7. Equilibra la grasa dietética

La cantidad de grasa que consumimos tiene un papel importante en muchas funciones biológicas esenciales: el equilibrio del estado de ánimo, la fluidez de la sangre, el nivel de inflamación del cuerpo. Por ello se sugiere tener un consumo equilibrado de grasas saturadas, monoinsaturadas, omega 6 poliinsaturadas, omega 3 poliinsaturadas.

8. Asegurar el equilibrio ácido base

Para funcionar correctamente, el cuerpo necesita ciertos niveles alcalinos. Sin embargo, algunas dietas modernas favorecen la acidosis, lo cual puede afectar las funciones respiratorias, los riñones, los huesos y los músculos. Por ello se debe priorizar la ingesta de alimentos alcalinizantes.

9. Reducir el sodio y favorecer el potasio

Dado que la sal y la falta de potasio pueden generar hipertensión, rigidez arterial y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular, es necesario que se mantengan un buen nivel de ambos compuestos.

10. Comer hipotóxico

Los alimentos pueden ser una fuente de compuestos potencialmente tóxicos, lo cual puede causar trastornos y enfermedades. Existen muchas toxinas que no podremos controlar, pero lo que podemos hacer es tratar de comer lo más fresco y natural posible.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *