10 remedios caseros para la gripe

Lista de remedios caseros para la gripe que puedes hacer fácil para curar la gripe o influenza.

No podemos negar que la sabiduría de las abuelas y de las mamás sigue funcionando. La madre naturaleza es la fuente de todos los remedios y quita todos los males. Si no lo crees, ensaya con esta lista de remedios para la gripe.

Mostaza

Tiene propiedades antimicrobianas y anti inflamatorias que pueden ser útiles para curar la gripe o infulenza, a través de inhalaciones.

La mejor manera de usar la mostaza es hacer una masa pastosa con una cucharada de mostaza con harina y clara de huevo, untar un pañuelo con ese emplasto y luego ponerle otro pañuelo (como uvn sánduche).

Antes de ponerlo en el pecho del enfermo hay que proteger su piel con aceite de oliva. ¿Parece una receta de cocina, verdad?

Limón

El ácido del limón hace que las membranas mucosas le sepan mal a las bacterias y los virus. El aceite de limón (que le da al jugo esa fragancia) es antiviral, antihongos y antinflamatorio, además de expectorante.

Las altas dosis de vitamina c, por supuesto, suben las defensas del cuerpo. Todas las bebidas calientes para la gripe son siempre mejores con limón.

Sauco

La infusión de las flores diminutas y blanco amarillentas de este árbol es bendita para la tos, las alergias y otras adversidades de las vías respiratorias porque, además de tener una acción sudorífica que baja la fiebre, también es diurético y hace que el cuerpo elimine rápidamente las toxinas a través de estas dos vías (el sudor y la orina).

Así mismo es un exclente remedio para la gripe y actúa como calmante y aumenta la producción de secreciones bronquioalveolares.

Sábila o aloe vera

Esta planta es una de las que más propiedades medicinales tiene, sobre todo en la recuperación de la piel. Pero si uno abre en dos mitades la penca, raspa los cristales con una cuchara y los pone en la licuadora con algo de miel y limón, puede asegurarse de que el catarro va a pasar mucho más rápido y la toz va a aflojar.

Miel

Actúa como expectorante natural, mata microbios y es también un antioxidante, con lo cual previene el daño de las células y quita el dolor de garganta. La manuka, una miel que viene de Nueva Zelanda tiene propiedades antibacteriales y antivirus.

Además de ayudar con cualquier gripe o influenza. Está clínicamente comprobado que la miel erradica infecciones por estafilococos que son resistentes a muchos antibióticos.

Aceite de girasol

Los buches con aceite son una técnica de la medicina ayurvédica. El aceite activa encimas digestivas para lograr una desintoxicación de la sangre y acaba con las bacterias en las mucosas de la boca.

Para curar la gripe, usa el buche con una cucharada de aceite de girasol o de ajonjolí (aceites extraídos en frío), debe hacerse en ayunas durante 20 minutos y solo se debe escupir cuando ya haya perdido su color amarillo. Además de ayudar a las infecciones respiratorias, restablece la flora intestinal y blanquea los dientes.

Jengibre

La raíz fresca de esta planta sirve para hacer inhalaciones té que disminuyen la congestión nasal, quitan el dolor de garganta, reducen la sinusitis y alivian los dolores en las articulaciones. Si te lo comes con sushi u otras preparaciones orientales, también sirve. Las personas que usan anticoagulantes no deben ingerirlo en grandes dosis.

Uña de gato

Aunque siempre aparece en recetas de brujería y cuentos de miedo, la uña de gato estimula el sistema inmunológico y aumenta la producción de glóbulos blancos y defensas. Es un poderoso antiviral y antialérgico.

Ajo

Es mucho mejor para prevenirla que para combatirla. Debido a su fuerte olor, existen ya píldoras inholoras de ajo, aunque nunca está de más cocinar con este ingrediente que además de darle un toque delicioso a las comidas tiene una sustancia llamada alicina que es la responsable de sacar corriendo a la gripa de tu cuerpo. También se puede tomar como té, o incorporarlo a la miel caliente.

Rábano

El jugo del wasabi occidental (como lo llaman los japoneses debido a que es de la misma familia que el wasabi) tiene un efecto descongestionante y expectorante.

Si maceras un rábano e inhalas muy cerca, una sustancia llamada isotiocianato de alilo hará que respires mucho mejor. La fórmula es aún más efectiva si te pones un poco del rábano en la lengua. Por si fuera poco, parece que mata bacterias en el tracto respiratorio y en la boca.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *