10 usos sorprendentes del vinagre blanco

El vinagre blanco es una sustancia que puede usar de diferentes maneras y con diversos objetivos. Veamos algunos de sus beneficios.

1. Despegar el empapelado

Llena un tazón de la siguiente manera: la mitad con agua y la mitad con vinagre blanco. Sumerge una esponja en la mezcla y comienza a humedecer el empapelado que quieras quitar. También podrías usarlo como un rociador. Deja actuar el remedio durante 5 minutos y comienza a raspar. Verás que el empapelado comienza a retirarse fácilmente.

2. Revive cepillos viejos

Sumerge tus cepillos viejos en vinagre blanco cálido durante 30 minutos. La sustancia ayudará a eliminar la pintura y suavizará las cerdas. Pasado este tiempo, enjuaga con agua caliente y jabón, asegúrate de cepillar a conciencia para remover los restos de pintura.

3. Prueba el pH de tu suelo

Coloca un puñado de tierra en un recipiente pequeño y vierte un poco de vinagre blanco. Si tiembla, significa que el suelo contiene piedra caliza y que es alcalino. Si no ocurre nada, significa que tu tierra es neutra o ácida.

4. Descalcifica fácilmente la regadera

Vierta el vinagre blanco en una bolsa de plástico y cuélgala alrededor de la regadera. Déjalo toda la noche para eliminar los residuos y la cal.

5. Evite que la pintura se desmorone

Antes de pintar un objeto de metal, límpialo con vinagre blanco. Esto te ayudará a eliminar la suciedad y el exceso de grasa, permitiendo que la pintura se adhiera mejor.

6. Eliminar etiquetas y calcomanías

Si tienes problemas para remover los restos de una etiqueta, remójala con vinagre blanco y frota con una esponja. Puedes repetir el proceso las veces que sean necesarias para eliminar los residuos. Este remedio también funciona para remover etiquetas en los vidrios, plásticos u objetivos de madera.

7. Limpia los muebles de madera

Mezcla vinagre blanco y aceite de oliva, humedece un paño con este remedio y frota tus muebles con él.

8. Blanquea las baldosas

Sumerge un cepillo de cerdas duras en un vaso de vinagre y frota tu piso.

9. Disuelve el óxido

Remoje las herramientas, tuercas y pernos oxidados en vinagre blanco durante unos días. Enjuaga con agua y verás que tus objetos lucen como nuevos.

10. Protege tus manos

Los ingredientes en el concreto o yeso (y otros materiales de construcción) pueden causar irritación en la piel. Si acostumbras manejar este tipo de material, enjuaga tus manos con una mezcla de 1 taza de vinagre y 2 tazas de agua. Realiza este remedio antes de lavarte las manos. El ácido del vinagre neutralizará el contenido alcalino de estos materiales, aliviando, así, las molestias de la irritación.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *