Los 6 mejores beneficios de la espirulina

La espirulina es una microalga cuyas propiedades y virtudes han sido ampliamente estudiadas. El alga espirulina se considera un completo natural, saludable y eficaz que contiene una gran cantidad de aminoácidos y de proteínas, lo cual es de suma importancia para una nutrición sana.

Los principales beneficios de la espirulina

La mayoría de los estudios señalan que la espirulina puede prevenir o inhibir el cáncer en humanos o animales. El alga espirulina estimula el sistema inmunológico, dando como resultado la prevención de diversas enfermedades.

Aquí hay algunos detalles sobre los componentes de la espirulina:

  • Clorofila: influencia positiva en la producción de glóbulos rojos, purificación de la sangre. Además, también facilita la absorción de hierro en la sangre.
  • Ficocianina: tiene propiedades desintoxicantes y estimula el sistema inmune.
  • Minerales: la espirulina contiene zinc, selenio, manganeso, hierro, cobre, cromo, potasio, calcio, magnesio, sodio y fósforo.
  • Hierro: esta alga contiene más hierro que el germen de trigo, la espinaca o el hígado de vaca. Por lo tanto, es un excelente aliado contra la anemia.
  • Contiene Vitaminas: A, D, E, B1, B2, B3, B6, B7, B8, B12, K y beta-caroteno.
Otras virtudes de espirulina
  • Puede ayudar a perder peso al actuar como un supresor natural del apetito gracias a las proteínas que contiene.
  • Es un concentrado de energía para atletas. Al ser rico en hierro, vitamina B12 y betacaroteno, da una buena oxigenación de los músculos. Sus propiedades purificadoras eliminan rápidamente las toxinas y ácido láctico, lo que mejora el tiempo de recuperación después del ejercicio. Además, también reduce el riesgo de calambres.
    Dosis de espirulina

Si estás usando esta algo como tratamiento, notarás los resultados entre 1 y 3 semanas, pues estos dependerán de tu metabolismo y otros procesos de tu cuerpo.

Para el consumo preventivo se recomienda ingerir entre 3 y 5 gramos al día; para tratamiento, la dosis aumenta de 4 a 8 gramos al día. En el caso de los atletas, la dosis puede llegar a 10 a 15 gramos / día.

¿En qué casos debería comenzar un tratamiento con espirulina?
  • Para ayudar a retrasar los efectos del envejecimiento.
  • Para combatir el acné, la anemia, los trastornos intestinales y la leucoplaquia (inflamación precancerosa de las membranas mucosas de la boca).
  • Para estimular el sistema inmune
  • Para regular y disminuir los niveles de insulina en diabéticos.
  • Para reducir los efectos nocivos causados por los rayos gamma.

Por ser un alimento de origen natural, la espirulina no causa efectos secundarios; sin embargo, debes comenzar con dosis pequeñas y no exceder las recomendaciones de su consumo, en caso de que lo hagas, podrías sufrir dolores de cabeza, vértigo, náuseas o gases. De igual manera, se recomienda que la evites si sufres de gota.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *