Remedios para la amigdalitis y dolor garganta

La amigdalitis es la inflamación de las amígdalas, la cual viene acompañada de dolor de garganta y de una infección bacteriana. Algunos de los síntomas que este padecimiento desencadena son: dolor de oído, dificultad para tragar, fiebre, escalofríos, dolor de cabeza y dolor de garganta.

Cuando la amigdalitis se encuentra en su fase temprana, se puede tratarse con los siguientes remedios naturales.

Remedio con ajo para la amigdalitis

Ingredientes
  • 1 diente de ajo
  • ½ vaso de agua tibia
  • ½ vaso de jugo de frutas (opcional)

Tritura el ajo y mézclalo bien con el agua. Si deseas disminuir el sabor, utiliza el jugo de frutas. Toma esta bebida 3 veces al día después de cada alimento.

Remedio con zanahoria y remolacha para la amigdalitis

Ambos ingredientes contienen una alta cantidad de vitaminas y minerales, sustancias que te ayudarán a reforzar tu sistema inmunológico.

Ingredientes
  • 200 gramos de zanahoria
  • 100 gramos de betabel (remolacha)

Con la ayuda de un extractor, obtén el jugo de los ingredientes y bébelo durante dos semanas a la hora del desayuno. Si deseas aumentar la cantidad de los ingredientes, puedes hacerlo siempre y cuando mantengas las proporciones: la zanahoria debe ser el doble que la betabel (remolacha, betarraga).

Remedio con tomillo para la amigdalitis

El tomillo es un antiséptico y un expectorante natural que ayuda a suavizar las dolencias de las vías respiratorias.

Ingredientes
  • 1 vaso de agua hirviendo
  • 1 cucharada de tomillo seco

Agrega el tomillo al agua hirviendo y déjala reposar durante diez minutos. Después de este tiempo, cuela y haz gárgaras 3 veces al día.

Remedio con hojas de salvia

El siguiente remedio te ayudará con las amígdalas inflamadas y reduce el dolor de garganta.

Ingredientes
  • Hojas de salvia
  • Agua caliente

Macera las hojas de salvia junto con el agua hasta crear una pasta, la cual aplicarás directamente sobre la garganta. Una vez que la hayas aplicado, envuelve la zona con un pañuelo para mantener el calor el mayor tiempo posible. Cuando se enfríe, repite el procedimiento.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *