El paso del tiempo, la mala alimentación, el sedentarismo y la pérdida de peso excesivo son factores que propician que nuestro cuerpo pierda fuerza muscular y se ponga