Durante mucho tiempo se recomendó bañarse con agua fría por los beneficios que esta actividad podía darle a nuestra salud, tales como mejora del sistema inmunológico, una mejor