Truco genial para impedir que las frutas se pudran

Muchos de los objetos que nos rodean son víctimas de descomposición. La rapidez y las causas por las que este proceso se origina dependerá del organismo o del objeto en cuestión.

En el caso de la fruta, la descomposición se genera por la presencia de microorganismos y de las enzimas que traen los propios alimentos.

Estos elementos intervienen en procesos físicos y químicos, transformando las sustancias que contienen las frutas y alterando su aspecto. Sin embargo, las frutas también se pueden pudrir por un exceso de temperatura, luz, humedad y oxígeno.

La presencia o la ausencia de estos factores propician diversas reacciones físicas y químicas que se manifestarán en alteraciones al sabor, olor, color y textura de nuestra fruta.

Si bien este proceso de descomposición es natural y depende de diversos factores que tal vez no podamos controlar, existe un truco sumamente efectivo que nos ayudará a ralentizar la putrefacción de nuestra fruta.

Ingredientes:
  • 1 corcho de botella de vino o de champaña
Modo de uso

Toma tu corcho, córtalo por la mitad y ubica las dos piezas resultantes en tu canasta de frutas.

¿Por qué funciona?

El corcho conserva el aroma del alcohol, lo cual funciona como un repelente para ahuyentar a los mosquitos. Además, también te ayudará a absorber el exceso de humedad, factor que puede acelerar el proceso de maduración y, que a su vez, causa que la fruta se pudra con mayor rapidez.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *