Tu desayuno será más completo si agregas esto

El desayuno es la comida más importante del día. Esta es la afirmación de la comunidad científica, aunque existan debates al respecto. No obstante, de algo se está seguro, el equilibrio en las comidas es fundamental para mantener un buen funcionamiento del cuerpo, la mente y la vida. Comer sano es sentirse sano. Pero ¿Qué es lo sano? ¿Cómo mantener ese balance?

¿QUÉ DEBE TENER UN BUEN DESAYUNO?

Un grupo de científicos estudió los resultados por la Iniciativa Internacional de Investigación sobre el Desayuno. Determinaron los ingredientes que debe contener la primera comida del día, para que realmente sea completa, buena y saludable.

Analizaron los principales desayunos en EE. UU., Canadá, Reino Unido, Dinamarca, Francia y España y finalizaron con una propuesta general, para todos los sexos y edades, de lo que debe consumirse.

Un buen desayuno, por ejemplo, debe incluir cuatro grupos de alimentos, con los lácteos, la fruta y los cereales entre los tres grupos prioritarios.

El objetivo es que aporte entre 300 a 500 kcal para sujetos sanos. Aproximadamente el 15 y el 25% de la energía total diaria, basándose en una dieta de 2000 kcal.

¿CÓMO DEBEN SER EL RESTO DE LAS COMIDAS?

Un buen almuerzo debe contener un aporte de proteínas que van desde el filete de pollo hasta la soya, carbohidratos, grasas buenas, verduras o frutas y la bebida debe ser sin gas.

Sobre los carbohidratos debe ser una porción pequeña, como el arroz, yuca o el maíz. Sobre las bebidas, lo que siempre se recomienda sobre todo, es el agua, aunque el té y los jugos también son beneficiosos.

Respecto a la cena, evita el clásico error de comer después de las 20:00, porque no harás una correcta digestión. La hora correcta son tres horas antes de dormir para que podamos metabolizar los alimentos y quemarlos de forma adecuada. Debe haber una buena porción de proteína.

NO OLVIDES EJERCITAR

La nutricionista Cecilia Luna afirma aconseja una correcta hidratación con entre 2 y 2.5 litros de agua. Aunque, debemos condicionarla al ejercicio o actividad física.

Es ideal que ejercites al menos 30 y 45 minutos mínimo tres veces a la semana, pero sin olvidar un descanso óptimo diario, de alrededor de 8 horas diarias. No dormir de forma adecuada, puede aumentar el riesgo de diábetes u obesidad.

¿Y tú? ¿Comes saludable y llevas una vida dentro de los parámetros adecuados? ¡Cuida tu cuerpo y tu mente!

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *